Buscar este blog

domingo, 16 de enero de 2011

Abc y La Vanguardia con Tartesos

Soy de la opinión que una sola palabra puede despertar nuestra curiosidad cuando estamos leyendo cualquier artículo, noticia o historia, una palabra que desconozcamos nos pude llevar raudos a visitar un diccionario, enciclopedia o la increibles herramientas de la red por lo tanto, me he animado a rebuscar en dos prestigiosos diarios españoles (los únicos que disponen de hemeroteca gratuita en la red), las veces que se cita la palabra “Tartesos” en cualquiera de sus diarios de los últimos 10 años, estamos hablando de 3622 ediciones de cada uno de ellos (sin sumar sus suplementos de fin de semana, que si se contemplan en el resultado) con el siguiente resultado:
La Vanguardia: 12  alusiones de las cuales 8 eran en la programación de televisión presentando un magnífico programa de TVE llamado Memoria de España y que en su capítulo 2 hace referencia a la mítica civilización. En otras 4 se utiliza su nombre en diferentes tipos de artículos.
ABC edición nacional: 17 alusiones de las cuales 2 eran al igual que La Vanguardia en la programación de televisión. Las 15 restantes se utiliza el nombre en diferentes tipos de artículos. 

Cuando hablo de referencias en tipos de artículos me estoy refiriendo unicamente a por ejemplo una entrevista con cualquier personaje más o menos público en el que pueda decir casi de soslayo mis origenes son de Tartesos por haber nacido en Huelva, que es casi nada pero puede despertar esa curiosidad de la que hablaba con anterioridad tan solo al verlo reflejado en un medio.
En consecuencia creo que estaremos todos de acuerdo que en 10 años y el número de referencias vistas es más que probable que toda una generación de españoles pase absolutamente por alto la existencia de la primera civilización española que dominó la escritura.
He querido ir un poco más allá y se me ha ocurrido buscar palabras como “Gran hermano 9”, para poder saber el interés de la prensa diaria por ese apasionante programa que tanto cultiva, entretiene y satisface a los españoles, entre los dos diarios podemos encontrar 49.327 entradas de una sola temporada. No pienso ponerme a llorar aún, pero estaréis de acuerdo conmigo en que un panorama como este dice más bien poco de nuestros medios de información y comunicación.
He citado en exclusiva la prensa diaria, pero creo poder asegurar a ciencia cierta que en los otros medios la balanza no iba a ser muy distinta, salvo quizás en cadenas prestigiosas de televisión como Tele 5 que nos inundan de cultura y saber hacer a diario o las múltiples cadenas autonómicas que salvo intereses políticos y la obsesión de que Humphrey Bogart hable en cuatro idiomas (visc a Mallorca i em sento orgullós de la seva llengua) cueste lo que cueste, máxime cuando paga el contribuyente.
Valgan estas palabras para decir que no es ni mucho menos una crítica específica a los diarios citados con anterioridad, tan solo que son los únicos que aportan la información necesaria de consulta sin tener que rascarse el bolsillo.

5 comentarios:

José Mª. Jerez dijo...

Muy interesante tu blog, Mario. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Bien, Mario. Muy bien. Con contenido pero sin ser cargante. Te felicito.

Cristina Ortiz dijo...

Pues si señor, para echarse a llorar, esto es un gran debate, me acuerdo de cuando estudiaba Periodismo...¿deben los medios dar lo que la audiencia pide o debe su labor ser algo más cívica y no meramente mercantil? Hubo un tiempo, cuando nacieron los primeros periódicos en los que los suscriptores pagaban por contenidos, por el papel y la tinta que costaba ese ejemplar, pero a un tal Girardin se le ocurrió bajar el precio de los ejemplares (guay, pensaron los suscriptores) insertando más publicidad, ese fue el momento en que la prensa pasó a ser un soporte publicitario en el que había que insertar contenidos muy atractivos para que cuanta más gente mejor, viera la publicidad, y bueno ya sabemos el resto, se pervirtió el sistema y una de las consecuencias, pues eso, que de Tartesos ni flowers y de GH mucho. Da asquete, es verdad. Un besote, me gusta mucho tu blog, me ha hecho volver a pensar entre pañal y pañal.

SILVIA dijo...

Muy bien, has dado en el clavo!! Yo no hubiera sido tan suave.
1º) Estoy de acuerdo en que un panorama como el actual dice muy poco de nuestros medios de información y comunicación, pero no nos olvidemos que, de lo que sí habla, y a gritos, es del penoso nivel: de inteligencia? de interés? de ilusiones? de motivaciones? de curiosidad? de cultura? ... que exibe y del que hasta se enorgullece (caso Belén Esteban)buena parte de la población (que cada cual conteste a la pregunta que crea más adecuada... sobre esto también podríamos hacer un estudio sociológico...)

2º)Sobre el periodismo y su función. Evidentemente, la profesión se ha prostituido, se han perdio los horizontes. Ya no son fieles a su código deontológico, aquel que se supone que debe regir su labor, su profesionalidad, su quehacer diario.
Veamos un resumen:

* El respeto a la verdad.
* Estar abierto a la investigación de los hechos.
* Perseguir la objetividad aunque se sepa inaccesible.
* Contrastar los datos con cuantas fuentes periodísticas sean precisas.
* Diferenciar con claridad entre información y opinión.
* Enfrentar, cuando existan, las versiones sobre un hecho.
* Respeto a la presunción de inocencia.
* Rectificación de las informaciones erróneas.

¿A qué parece el código de otra profesión? Nada que ver con el periodismo actual, ¿no?
Leyendo esto, está claro que INFORMAR no es dar a la gente lo que le interesa, porque si es así, a mi nadie me ha preguntado qué es lo que quiero ver en la tele, o qué quiero leer en los diarios.
Parece, y volviendo a la historia, otro ejemplo más de "marketing romano" o como dijo el poeta romano Jovenal en su Satira X "... panem et circenses." (= al pueblo, pan y circo...)

Aquí también podríamos hacer una investigación sociológica y... hasta psicológica...

Bueno, no digo más que ya sabes que hay cosas que me indignan tanto que me enciendo...

Sigue así, y lo dicho, muy buena la investigación.

Ana Olalde dijo...

¡Enhorabuena por tu trabajo Mario! Estoy de acuerdo contigo en todo lo que dices, sin embargo me surge esta duda: ¿crees que son los medios de información y de comunicación los culpables de esta desinformación cultural de una parte de nuestra sociedad o es ésta parte la que reclama todos estos programos tóxicos y los medios se limitan a complacer a su audiencia?