Buscar este blog

Cargando...

lunes, 6 de diciembre de 2010

El rebaño de Gerión (Mitos I)


Le estaba esperando un gigante, un gigante y dos perros; aquel engendro de la naturaleza poseía tres troncos y seis brazos unidos por una sola cintura. Era poseedor de un magnífico ganado de bueyes rojos, siempre custodiado por sus canes. Se encontraba mucho más allá de las torres de Heracles, en pleno Océano Atlántico donde el mundo terminaba y a donde nadie se atrevió jamás arribar.

Le estaba esperando un gigante, un gigante y dos perros; aquel engendro de la naturaleza poseía tres troncos y seis brazos unidos por una sola cintura. Era poseedor de un magnífico ganado de bueyes rojos, siempre custodiado por sus canes. Se encontraba mucho más allá de las torres de Heracles, en pleno Océano Atlántico donde el mundo terminaba y a donde nadie se atrevió jamás arribar.



La mención más antigua de Gerión se lee en la Teogonía de Hesíodo (287
ss.), el poeta beocio que vivió en la segunda mitad del siglo VIII a. C. o poco
después. Dice así el vate: Crisaor engendró al tricéfalo Gerión unido con
Calirroe, hija del ilustre Océano; a éste le mató el fornido Heracles por sus
bueyes de marcha basculante en Eriteia rodeada de corrientes. Fue aquel día en
que arrastró los bueyes de ancha frente hasta la sagrada Tirinto, atravesando la
corriente del Océano (después de matar a Orto y al boyero Euritión en su sombrío
establo, al otro lado del ilustre Océano). (Traducción A. Pérez, A. Martínez.)
En otros versos (983 ss.) del mismo poema se encuentra otra mención:
Gerión, al que mató el fornido Heracles por sus bueyes de marcha basculante en
Eritea rodeada de corrientes.
Los datos que se deducen con claridad de estos versos son los siguientes:
A Gerión, monstruo de tres cabezas, hijo de Crisaor y de Calirroe, hija del
Océano, le mató Heracles en Eriteia después de matar también a Orto y al boyero
Euritión; le robó los bueyes, lo que llevó a término atravesando el Océano.
Eriteia era una isla, pues estaba rodeada de corrientes. Sobre la localización
del mito nada concreto afirma Hesíodo, sino que fue en la isla Eriteia.
Estesícoro de Himera, que vivió alrededor del año 590 a. C., dedicó un
poema a Gerión, de nombre Geryoneïs, donde canta el vate siciliano: Más o
menos enfrente de la famosa Eriteia, junto a los manantiales inagotables, de raíces
de platas, del río Tartesos, en la gruta de una peña. (Traducción de C. García
Gual.)

1 comentario:

silvia dijo...

Gracias por recuperar para los lectores de este magnífico blog, esta impresionante leyenda, sepultada desde hacía mucho tiempo bajo el polvo y el moho de los libros viejos.
La verdad es que estas perlas de la historia nos saben a poco, pero, como decía Hesíodo:
"Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho" Enhorabuena!!